Comienza la cuarta fase del proyecto de renovación de alumbrado público

13 FEB’19 .- El Ayuntamiento de El Escorial informa de que durante este mes de febrero comienzan las obras de renovación en el alumbrado público que supone ya una cuarta fase desde que arrancó este ambicioso plan que afecta a todo el término municipal, sobre todo en las zonas donde las instalaciones son más antiguas o están más deterioradas.

 

Se trata de actuaciones de renovación de las instalaciones de alumbrado público exterior en varias calles del municipio, en aras de lograr un ahorro del consumo eléctrico, una mayor eficiencia energética y una mejora de las condiciones de seguridad.

 

La primera fase afectó a las calles Lepanto, Cervantes, San Quintín y Calle Principal de Los Arroyos. La segunda fase se centró en las Calles Alcudia, Siete, Estación, Santa Ana, nuevos puntos en el parque de la calle 9 con la calle estación y Juan Hurtado de Mendoza. En la tercera fase se mejoró la instalación en las calles Diez y Veintiséis y ahora, en una cuarta fase se actuará sobre la calle tres, nueve, treinta y seis, veintiséis, camino viejo, travesía calle tres a camino viejo, treinta y tres, calle ocho, Alcudia, Luis de Fabra y calle veinticinco.

 

La calles de las zonas estudiadas disponen en la actualidad de un servicio de alumbrado público exterior en malas condiciones técnicas, con unos niveles de iluminación insuficientes o excesivos, con parte de las luminarias envejecidas y, en general, con un bajo rendimiento lumínico.

 

La solución adoptada en este proyecto proporcionará un ahorro energético, debido a la

disminución del consumo eléctrico de las nuevas luminarias que se instalen, además de mejorar las condiciones lumínicas de la instalación aumentando los niveles de iluminación, mejorando la uniformidad media de servicio y la calidad cromática de la luz.

 

El presupuesto de ejecución de esta fase asciende a 214.814,23€ con cargo al superávit presupuestario.

 

 

 

OBJETIVOS:

 

  1. AHORRO ENERGÉTICO

 

Las luminarias tipo Led necesitan menos de la mitad de potencia eléctrica para producir el mismo flujo luminoso que las lámparas actuales VSAP, con lo que se reduce el consumo eléctrico a más de la mitad. Esto es así debido a la alta eficiencia de este tipo de luminarias, cercana al 90%, es decir, el porcentaje de energía eléctrica traducida en flujo luminoso. Además, este nuevo tipo de luminarias tiene una emisión de componente eléctrica reactiva despreciable, lo que permitirá que la penalización por componente reactiva de la compañía suministradora de energía eléctrica en estas calles sea nula.

 

  1. DISMINUCIÓN DE LA EMISIÓN DE DIÓXIDO DE CARBONO

 

Con la reducción del consumo de energía se consigue que las plantas generadoras de energía disminuyan su emisión de dióxido de carbono, ayudando así a cumplir con las regulaciones y directivas ambientales nacionales e internacionales, como por ejemplo el protocolo de Kyoto.

 

  1. REDUCCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

 

Ajustando los niveles de cada lámpara a los valores establecidos en el Reglamento, no sólo se consigue que la zona se encuentre lo suficientemente iluminada para los peatones y conductores, sino que además el ecosistema nocturno es lo más parecido a su estado natural.

 

TOP